Una camarera persigue a sus clientes para responder al mensaje de propina

Para muchos jóvenes con recursos económicos limitados. estudiar una carrera universitaria puede ser una odisea. Al igual que con una joven camarera hawaiana, hasta que un día recibió ayuda inesperada que le permitió lograr lo que tanto deseaba.

Cayla Chandara es una niña de 21 años que siempre quiso comenzar una carrera universitaria, pero no podía pagarla. Por ese motivo, Decidió mudarse a Waikiki, Honolulu, y buscar un trabajo para cumplir su deseo.. Así comenzó a trabajar como camarera.

Con mucho esfuerzo comenzó sus estudios, pero las demandas financieras eran más altas que los bajos ingresos que recibió. Tuvo que aceptar dos trabajos, pero aún no era suficiente y le resultó difícil asumir las tres responsabilidades al mismo tiempo.

La joven trabajaba durante el día en Cheesecake Factory y por la tarde en Noi Thai Cuisine. Era necesario prescindir de una de las tres actividades y decidió dejar sus estudios para dedicarse a ambos trabajos, ahorre suficiente dinero y luego reanude su carrera.

Estaba muy comprometida con sus actividades, siempre trató de hacer su trabajo de la mejor maneray brindar una excelente atención a cada cliente. En uno de sus turnos en Noi Thai Cuisine, tuvo la oportunidad de ver a una hermosa pareja australiana que fue muy amable con ella desde el primer momento.

«Me preguntaron de dónde era y les expliqué que me había mudado para estudiar, pero que tenía deudas y no podía volver a la universidad porque no podía pagarlo «, explicó Cayla.

Fue una interacción agradable y agradable, clientes realmente inusuales. Pero cuando se despidieron Cayla recibió una propina de cuatrocientos dólares, una cantidad muy superior a lo que consumieron.

«Nunca antes había recibido una propina tan alta», dijo la afortunada camarera.

La camarera quería agradecerles y ya se habían ido. Pero recordó dónde se estaban quedando porque lo mencionaron en su conversación. Entonces se le ocurrió escribirles una nota de agradecimiento y enviarlas al hotel con un ramo de flores

Al día siguiente, la pareja volvió a aparecer en el restaurante, pero Cayla nunca imaginó lo que tenían que decir. Llegaron a un acuerdo común para ayudar a la joven a seguir estudiando en la universidad.; ofrecieron pagar la deuda que Cayla había dejado pendiente, sus saldos y toda la inscripción restante.

Fue una cantidad de diez mil dólares, la joven dijo que era demasiado, pero insistieron. Y de la manera más inesperada, Cayla regresó a la Universidad de Hawai para seguir su carrera comercial, sin las presiones económicas del pasado. Solo quería terminarlo para que sus benefactores sintieran que realmente valía la pena.

«Quiero hacerte sentir orgulloso. Aprovecharé esta oportunidad e intentaré ser una mejor persona todos los días ”, dijo la joven.

La vida cambió en un abrir y cerrar de ojos para Cayla, y sin duda, Aprovecharás al máximo esta gran oportunidad.

Comparta esta historia motivadora con sus amigos y recuerde que cuando queremos algo intensamente, la vida conspira para darnos.

¿Qué tan útil fue este articulo?

Haga clic en una estrella para calificarla!

Valoración media 0 / 5. Conteo de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar este articulo.

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: