Un repartidor se sacrifica para salvar a un anciano que no pudo salir de su casa en llamas

Si bien las labores de rescate de personas en medio del incendio solo deben ser realizadas por personal capacitado para tal fin, muchas veces las condiciones adversas de un desastre de esta naturaleza obligan a quienes desconocen del mismo, tienen que reaccionar con rapidez y ponga en riesgo su propia integridad.

Sean Campbell Es un repartidor que hacía entregas rutinarias, como todos los días. Sin embargo, cuando comenzó a acercarse a New Smyrna Beach en su vehículo, una ciudad ubicada en el condado de Volusia, Florida, Estados Unidos, sabía que algo andaba mal y decidió actuar en consecuencia.

El humo y las llamas barrieron todo a su paso en un hogar ubicado en Century Woods Subdivision. Una anciana logró salir, pero había un hombre adentro que parecía incapaz de moverse.

Campbell escuchó gritos de ayuda e inmediatamente olvidó los paquetes que se suponía que debía entregar como apoyo, a pesar del peligro inminente, poniendo en riesgo su propia vida.

“Escuché gritos, y cuando escuchas algo así, tienes que irte”, dijo Sean.

Sean Campbell se convirtió en un héroe gracias a su gran y valiente corazón

El hombre dijo que al llegar a la residencia se dio cuenta de que el anciano estaba desorientado delante de su andador. Parecía que no sabía lo que estaba pasando.

“Estaba en la cocina, ya sabes, con su andador allí. No creo que realmente supiera lo que estaba pasando“, Él explicó.

Sean continuó instando al hombre a que abandonara la escena lo antes posible y abandonara la escena de inmediato. Estaba en peligro de morir quemado, tratando de sostener su andador.

Como no podía moverse lo suficientemente rápido y corría el riesgo de no sobrevivir, Sean derribó la puerta para poder llegar al jubilado y escoltarlo., de forma rápida y segura.

Tim West, hijo de una pareja de ancianos que hoy está a salvo

Creyó el devastador incendio se originó en el garaje. Tim West, hijo del hombre que estaba dentro de la casa, llegó poco después y felicitó al joven repartidor. Dijo que estaba muy agradecido con el valiente por salvar a su padre.

Cuando los bomberos aparecieron en el lugar, también lograron salvar al perro de la familia. Debido a la gran magnitud de los daños sufridos en la vivienda, el anciano se queda con un nieto, por unos momentos.

Esta historia contrasta fuertemente con otra historia que ya hemos contado, de un repartidor famoso por robar el regalo de cumpleaños de un adolescente: una PlayStation 5. Nada es completamente negro y nada es completamente blanco en esta vida.

La fugacidad de nuestra existencia de ninguna manera la hace sin sentido; al contrario, estimula nuestra responsabilidad si entendemos que las posibilidades de ayudar a los demás son infinitas. Comparta esta historia valiente y decidida con su familia y amigos.

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: