Un humilde hombre de 7 años comprando comida con notas falsas hechas por él

La solidaridad se traduce en ayuda mutua. En tiempos como estos en los que vivimos, es un valor aún más importante. Afortunadamente, la salud humana y la emergencia causada por el coronavirus, también surgen historias maravillosas cargados de gestos de fraternidad y que nos reclaman como especie.

En la ciudad de Wenzhou, en la República Popular China, hay un ser extraordinario con un gran corazón. SUS el dueño de una tienda de fideos, OMS ganó la simpatía y el reconocimiento de todos por tu gran generosidad.

Y es que, un buen dia, hace siete añosmientras maneja su negocio un hombre en la calle apareció en la puerta por primera vez lo que denotaba que había pasado muchos días sin algo que llevarse a su estómago cada vez más vacío.

El hombre se presentó con un fajo de notas hechas por él mismo, dibujado en crayones de colores brillantes. Con ellos, propuso “pagar” por algo de comida, a lo que accedió el dueño de la tienda, cerrando los ojos para ayudar a calmar el hambre y la sed del desafortunado.

Este es un dato más que muestra la importancia de ser solidario y empático con quienes más sufren, algo que adquiere un aspecto aún más trascendental en este momento pandémico.

Según lo informado por algunos medios locales, durante todo este tiempo el comerciante fingió no darse cuenta del dinero falso y le ofreció la comida sin costo.

Algunos tabloides también publicaron fotos de las “cuentas” del hombre, hechas con lápices Bic en hojas de papel normal. Su diseño es relativamente similar al del papel moneda real., pero por supuesto, no es lo suficientemente confiable como para ser confiable.

Por su parte, el comerciante y su esposa comentaron que el anciano ha sido un asiduo desde que lo conocieron. A pesar de que el establecimiento se ha trasladado varias veces, el vagabundo siempre ha logrado localizarlos.

“Lo conozco desde hace siete años y nunca cobré un centavo. Lo que hace sólo me inspira una inmensa ternura ”, aseguró.

Además, el matrimonio dejó muy claro que, aunque la mayoría de las veces el anciano usa los billetes falsos, ocasionalmente paga con dinero real. Esto indica que no lo hace por placer, sino por necesidad. Sus posibilidades son mucho más limitadas que las de otros mortales, y ambos son conscientes de ello.

“A veces nos aporta dinero real, pero sabemos que le cuesta mucho ganar. Cuando eso pasa, él insiste en pagar y nos pagan ”, agregaron los cónyuges.

Hemos sido testigos inesperados de un acto altruista, emocional y solidario que logró entusiasmarnos e inspirarnos de tal manera, que quisimos compartir con todos nuestros lectores para que nadie quede indiferente

Comparte y reproduce con tus compañeros esos pequeños gestos que significan mucho y que pueden marcar una gran diferencia para una persona. Desde esta humilde plataforma, deseamos a este noble y a su empresa mucho éxito y prosperidad.

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: