Un bombero ayuda a una mujer a dar a luz sin saber que era el nacimiento de su propia hija

Ser bombero implica un alto nivel de compromiso para realizar un trabajo que requiere esfuerzo físico, valentía y fuerza emocional. Ellos responder a la llamada de quienes sufren una emergencia exigiendo sus habilidades, conocimientos y herramientas especializadas para preservar su vida.

En algunos casos, terminan sumamente conmocionados cuando intervienen en rescates que nunca olvidarán y que ir más allá de combatir incendios, abrir puertas y detectar fugas de gas, por nombrar solo algunas de sus principales tareas.

Marc Hadden es un bombero que salvó la vida de una mujer y un bebé cuando acudió en su ayuda. Ella estaba de parto, pero No tuve tiempo de llegar al hospital más cercano para recibir atención médica.

En noviembre del año pasado, Marc estaba cenando cuando recibió una llamada de una mujer que le decía que Sufrió fuertes dolores en la región abdominal.

Cuando el equipo de emergencias llegó al lugar donde se encontraba, encontraron que estaba a punto de dar a luz. su salud era crítica, por lo que le proporcionaron oxígeno, le administró un tratamiento intravenoso y la metió en la ambulancia.

Justo antes de que la ambulancia saliera hacia el hospital, un colega de Marc advirtió que el bebé estaba en camino, por lo que asistieron a la entrega en el vehículo.

Fue tan rápido que el bebé se fue antes de que pudieran cortar la ropa de la madreSe lo entregaron inmediatamente a Marc.

“Empezamos cuidando a un paciente y acabamos cuidando a dos: la madre y el bebé. Nunca olvidaré ese día. Fue el día en que muchas cosas cobraron un nuevo significado ”, dijo el bombero.

Marc trasladó al recién nacido al hospital para recibir atención médica, estaba tan conmovido por su situación que dos días después llamó al centro de salud para preguntar cómo estaba.

Durante esta llamada, el personal de salud le informó que la mujer estaba dando al bebé en adopción.

El bombero y su esposa querían tener un hijo, así que se complacieron en postularse para convertirse en padres adoptivos de la niña.

Solo dos días después de enterarse de que no tenía hogar, ya la habían traído a casa como a sus padres.

La niña, llamada Grace, tiene cinco años, le dice Gracie con cariño, le encanta practicar gimnasia y pronto comenzará a estudiar en el jardín de infancia, donde su madre adoptiva trabaja como maestra.

Los hadden tienen otros hijos, dos varones de 12 y 14 años, ambos aman a su hermana pequeña y siente el mismo amor por sus hermanos mayores.

Marc ayudó a la niña a nacer sin saber que se convertiría en su padre, pero está seguro de que a partir de ese momento tuvo un vínculo especial con ella.

“Marc dice que tu conexión con Gracie es más fuerte que la vida mismaDijo su esposa, quien comentó que la niña conoce la historia de su nacimiento y adopción.

El mas joven dice con orgullo su padre la ayudó a venir al mundo en una ambulancia.

Para la pareja, el nacimiento de Gracie fue un regalo del cielo, una señal que recibieron para darles la oportunidad crecer rodeados del amor y la protección que todos los niños merecen y necesitan.

Su historia conmovió miles de corazones, definitivamente nada sucede por casualidad. No te vayas sin compartir.

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: