Ser padrino o madrina es un honor para toda la vida

Ser padrino es un honor y una responsabilidad para la vida, que son a los ojos de Dios su pariente más cercano. Los padres dedicados a la religión católica van al bautismo como uno de los mandamientos de su Dios, y en esto deben elegir padrinos que sean testigos del acto. Con el paso de los años, ésta se ha convertido en una decisión importante desde el principio de la vida del bebé.

Obligaciones de los patrocinadores

Cuando las personas son elegidas, tienen una responsabilidad hacia el niño por el resto de sus vidas, y también tienen obligaciones que cumplir en su trabajo.

Por eso, debes pensar muy bien cuando una pareja te elige como padrino de su bebé, es un lazo muy fuerte que nunca se puede romper, como lo es para toda la vida.

Las obligaciones de los padrinos comienzan establecidas por la iglesia, y deben cumplir con ciertos requisitos para poder participar en este gran acto. Si las personas cumplen con las condiciones requeridas, se garantiza que pueden realizar sus tareas satisfactoriamente, sabiendo lo que significa tener un ahijado.

Los padrinos acompañan a los padres durante toda la ceremonia bautismal, con sus respectivos rituales.

Esto los consagrará a los ojos de la iglesia como las personas que pueden cuidar del bebé si los padres están ausentes.

Con esto en mente, los padrinos deben acompañar a los bebés a lo largo de su vida terrenal y cristiana, dando ejemplo para que sigan con buenos hábitos, acciones y costumbres.

De esta manera, ellos y sus padres se convierten en guías y consejeros en la vida de los niños, sirviendo como ejemplo a seguir. Por lo tanto, su papel es importante en el bautismo como lo es cualquier otro papel que puedan representar en la vida.

Deben ayudar al niño a crecer y a comprender sus obligaciones para con su familia, la misma familia y la religión en la que ha sido consagrado.

En otras palabras, los padrinos deben asegurarse de que su conocimiento y creencia en la religión se mantengan a lo largo del tiempo y estar atentos al bienestar del niño.

Ser padrino de un bebé es un honor y una responsabilidad que le es otorgada por los padres, porque ellos ven a esta persona como la guía ideal para su hijo y ponen en él toda su confianza en sí mismo.

Es por eso que ser padrino es tan honorable y una responsabilidad que tienes por el resto de tu vida para ser el guía de una gran vida que está entre nosotros.

Deben ayudar a los padres en la formación del hijo, no necesariamente desde el punto de vista económico, pero deben garantizar su bienestar de la misma manera que lo harían los padres y, en caso de fracaso, deben ser el apoyo que les acompaña en sus vidas en todas las circunstancias.

Y aunque no es una obligación específica asumir la plena responsabilidad por el niño en ausencia de los padres, éstos tienen derecho a hacerlo, ya que garantizarán la seguridad y el bienestar del niño a lo largo de toda su vida.

Las obligaciones de los padrinos no deben debilitarse con el tiempo, los lazos que los unen se fortalecen en su fe y también, a los ojos de sus padres, son las segundas personas más importantes en la vida de su bebé, por lo que y además es un honor tener estas obligaciones.

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: