Se parecen a un hombre de 94 años que perdió a su esposa y termina con un corazón roto

¿Quién nunca ha soñado con un amor que dure toda la vida? Siempre me he preguntado cómo lo hacen, pero hay parejas que lo hacen, existen. De hecho, hay algunos realmente admirables que, contra cualquier tormenta que pueda venir mantener su compromiso a flote a pesar de los años y las diferencias.

Se enfrentan a desafíos armados con apoyo mutuo, siempre indispensables y son el ejemplo más claro que el amor por la vida no solo existe, es posible.

Ken Benbow, 94 años Es un veterano de guerra que sabe que cuando amas a alguien locamente, ese amor trasciende las fronteras de la muerte.

Después de perder lo que más amaba, su esposa Ada, con quien se casó durante más de 70 años, No pudo contener las lágrimas cuando volvió a ver una foto de ella pegada en una almohada. y, en medio del llanto, la abrazó nuevamente con la misma intensidad con la que solía hacerlo todos los días cuando ella vivía.

Su cuidadora, Kia Mariah Tobin, que cuida al anciano en una casa de retiro en Thistleton Lodge, Reino Unido, fue la arquitecta del presente, sabiendo que le encantaría ese detalle. Y es que Como este veterano es una de las personas con mayor riesgo de infección por Covid-19, está aislado y triste..

“Sabemos que nuestros residentes están perdiendo seres queridos en este momento, pero no olvidemos a aquellos que desafortunadamente ya no están aquí con nosotros. Hoy, una mujer de nuestro equipo le dio una almohada a Ken con su amada esposa, a quien también cuidamos “, escribió Thistleton Lodge en las redes sociales.

El momento de ternura fue capturado en imágenes y compartido en la Web, generando miles de muestras de solidaridad y afecto de los usuarios de Internet que vieron el video.

“Me rompió el corazón cuando me dejó, pero Ahora la tengo todas las noches en mis brazos“El venerable abuelo dijo con ternura.

Ken describió a su esposa como el ser más maravilloso y amoroso. quien tuvo la felicidad de saber. No fue en vano que permanecieron juntos durante 71 años, amándose como casi adolescentes. Ada murió unos meses antes de cumplir 93 años.

Como dijo Ken, cuando recibió la almohada con la cara de su amor estampada, fue lo mejor. Lo más preciado que este amoroso y fiel nonnarnarian podría haber deseado.

La foto de Ada permanece como una reliquia en un marco de vidrio al lado de su cama y él habla con ella todas las noches y le cuenta cómo está. Luego ella se va y se duerme a su lado, dándole un buen apretón. Ahora puede quedarse con Ada por el resto de su vida, incluso con su fotografía..

La capacidad de recuperación de la pareja no es una píldora que se pueda tomar, ni es un remedio para aliviar el dolor de las parejas en crisis. Es el resultado de un compromiso genuino y continuo, basado en el respeto mutuo y la conciencia de que estar juntos es una opción que debe renovarse todos los días.

Amar es tocar el infinito y, al mismo tiempo, descubrir que los brazos nunca lo alcanzan, por mucho que se extiendan. Aunque el amor eterno siempre prevalece, incluso si uno de ellos está en el cielo. Comparte esta hermosa historia de amor con tu pareja y seres queridos.

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: