¡Rapido y Facil! La receta casera de queso que puedes hacer con leche y limón

El queso es un producto básico en la dieta de muchas familias, ya que se puede disfrutar en el desayuno, la merienda o incluirlo en la preparación de diferentes recetas en cualquier momento del día. Además, se caracteriza por un gran aporte de nutrientes. Pero lo mejor de todo es que conseguir un buen producto sin ir al supermercado es más fácil de lo que pensabas. Se trata de una receta artesanal con solo 4 ingredientes fáciles de adquirir y sin necesidad de utilizar cuajo, que en ocasiones es difícil de encontrar, además de un equipamiento especial. Recuerda que preparar la comida en casa tiene algunas ventajas, empezando por la economía y teniendo más control a la hora de decidir qué aportará a tu organismo.

Receta

El tiempo aproximado para esta receta casera es de 30 minutos más refrigeración, dando como resultado un queso de unos 315 gramos. Puedes utilizar leche entera líquida del supermercado o leche fresca de vaca, que sería la opción ideal. Todo depende de los gustos y de cuál es más fácil de comprar en tu ciudad. Si no quieres descartar el exceso de suero, una alternativa es utilizarlo como sustituto del agua de la pasta en la preparación de arepas, panes o pan. También puede congelarlo para su uso posterior.

Ingredientes

  • 75 g de yogur natural o crema agria (opcional)
  • 2 litros de leche líquida pasteurizada (no deben ser leches UHT de larga duración ni leches vegetales)
  • 1/4 taza de vinagre blanco o jugo de limón
  • 1 cucharadita de sal

Preparación

Como dato importante que debes saber antes de empezar, es que al agregar el limón o el vinagre, la leche debe cortarse inmediatamente y con ella aparece un líquido amarillo. De lo contrario, es necesario agregar un poco más de ácido para que la leche se separe bien. En el punto de presionar, puedes agregar algunas hierbas como perejil o albahaca. Así como condimentos que pueden ser pimiento dulce, pimienta, incluso frutos secos para darle un toque especial.

Primer paso

Es una olla grande para verter la leche. Luego, cocine a fuego medio hasta que empiecen a aparecer pequeñas burbujas alrededor del borde y se acompañen de humo. Lo que indica que está casi hirviendo, tardando unos 22 minutos. Antes de que ocurra este proceso, es decir, recién calentado, conviene tomar una taza de leche y mezclarla con el yogur o la nata.

Segundo paso

Cuando se acerquen los 22 minutos y la leche empiece a hervir, agrega el yogur y la combinación de jugo de limón o vinagre. Inmediatamente podrás ver cómo se separa toda la mezcla, formando una especie de cuajada y también un suero amarillento.

Tercer paso

Retirar la sartén del fuego y quitar la cuajada con ayuda de una espumadera. Intente eliminar el exceso de líquido del producto colocándolo sobre una rejilla o colador. Ahora debes poner la cuajada en un bol, agregar sal y mezclar con un tenedor o con las manos limpias.

Cuarto paso

Aquí puedes optar por dejar el queso tal como está para hacer una versión de la ricotta grumosa o presionarlo para que el queso esté firme. Para ello, es necesario girar el colador o la pantalla para quitar el suero y así darle la forma. Cuanta más presión y tiempo de drenaje, más firme será.

Quinto paso

Cuando esté a temperatura ambiente envuélvelo en plástico para que quede bien apretado y, si quieres, puedes dejarlo en un recipiente con forma circular o cuadrada. Refrigere por al menos 24 horas. Pasado el tiempo, sírvelas y disfrútalas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: