¿Por qué tus glúteos se ven iguales después de las sentadillas, sin importar cuántas lo hagas?

Muchas mujeres siempre buscan alternativas para mejorar la apariencia del trasero y, cuando hacemos actividad física, nos enfocamos mucho en un ejercicio específico, que es la sentadilla. Bueno, se dice que son el movimiento básico para trabajar en esta área, sin embargo, no importa cuántas repeticiones hagamos por semana, no podemos ver los resultados.

Lo que debe tenerse en cuenta es tratar de evitar algunos errores, que son bastante comunes y hacen que nuestro entrenamiento sea ineficiente. Es por eso que veremos más adelante lo que debe y no debe hacer para trabajar sus glúteos.

¿Por qué la apariencia de mi nalgas no mejora?

Esto se debe a diferentes factores, comenzando por el hecho de que no hay ejercicios enfocados en una parte del cuerpo, ya que todo está relacionado. Por ejemplo, las sentadillas no solo trabajan los glúteos, sino que también involucran los cuádriceps, los isquiotibiales, el núcleo, los flexores de la cadera y la espalda.

Por lo tanto, si queremos desarrollar los glúteos, también veremos cambios en la parte inferior del cuerpo. Además, es necesario aclarar que los resultados del desarrollo muscular son lentos y se necesita paciencia. Otro factor que juega un papel importante es la genética, pero eso no significa que el área no pueda mejorarse, en relación con nuestras expectativas.

No comienza con la posición correcta

Según los expertos, la primera razón por la cual el ejercicio no está dando resultados se refleja en la posición. Bueno, muchas personas comienzan a ponerse en cuclillas en una posición en cuclillas simplemente flexionando sus piernas, pero no traen sus caderas hacia atrás.

Al hacer este ejercicio, debe imaginar que tiene una silla y debe sentarse en ella; Para hacer esto, debes inclinar las caderas hacia atrás. Porque si flexiona las rodillas por primera vez, el ejercicio se enfoca en la parte frontal del cuerpo, como los cuádriceps, y aumenta el riesgo de lesiones. Tampoco debe permitir que su espalda baja se redondee y que sus rodillas se hundan.

El tiempo no esta cambiando

La efectividad del ejercicio puede mejorarse si solo variamos la velocidad, porque la sentadilla tiene tres fases: excéntrica (el movimiento hacia abajo), retención isométrica (la pausa en la parte inferior) y concéntrica (el movimiento hacia arriba). Por lo tanto, el entrenamiento progresivo requiere variar la duración de cada una de estas fases.

Como la parte excéntrica es la que mejor crea un colapso en el tejido muscular, porque cuando está bajo una gran tensión, puede crecer y fortalecerse. Se recomienda disminuir el conteo de tres a cinco segundos, hacer una pausa en la parte inferior durante dos segundos y levantarse rápidamente; esto hará que sientas que tus músculos tiemblan al realizar varias repeticiones lentas.

La sentadilla no tiene profundidad

Este tipo de sentadilla enfatiza que la parte inferior, es decir, que el pliegue de la cadera debe ser paralelo o debajo de las rodillas, en resumen, reduce en gran medida el movimiento.

Para lograr esto, intente extender la postura para que los talones estén separados al ancho de los hombros y los dedos de los pies estén ligeramente angulados. Luego, empuje las nalgas hacia atrás y continúe bajando tanto como sea posible, pero aún así se sienta cómodo.

Si tiene dificultades para hacer el movimiento, puede estar experimentando un problema de movilidad. Por lo tanto, puede incorporar ejercicios para la cadera, la rodilla y el tobillo, ya que este tipo de sentadillas hacen una gran diferencia cuando se trata de trabajar el grupo muscular.

El movimiento no está cambiando

Los resultados no siempre tienen que venir de un solo ejercicio, porque para obtener un trasero grande y fuerte, es necesario trabajar los músculos desde diferentes ángulos. Por lo tanto, puede elegir entre diferentes variantes de sentadillas, como sentadillas de salto, sentadillas de sumo, sentadillas divididas. Aunque también puedes incorporar otros tipos de ejercicios, como estocadas, peso muerto.

También debe tener en cuenta su dieta, especialmente antes de entrenar. Por ejemplo, si desea consumir alimentos aproximadamente 2 o 4 horas antes, puede consumir una comida completa con carbohidratos y proteínas complejas. Pero si desea comer alimentos cercanos al entrenamiento, debe concentrarse en los carbohidratos fácilmente digeribles. Es importante que, en la dieta general, incluya proteínas magras, aproximadamente 1 gramo por cada libra de peso corporal, por día.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: