Mousse de limón y leche condensada

Si quieres un postre sencillo y rápido con un delicioso sabor cítrico, este limón con leche condensada es el candidato perfecto. Una deliciosa crema cremosa de limón que se prepara en tan solo cinco minutos y que tiene una textura en mousse impresionante. Es ideal si tienes invitados y quieres terminar tu almuerzo o cena con un delicioso postre sin pasar horas en la cocina.

Para hacer esta mousse de limón, solo necesitamos cuatro ingredientes de uso diario que seguro que muchos tenéis en la despensa: galletas, limón, leche condensada y nata montada o crema agria. El resultado es una deliciosa mousse de limón en la que la leche condensada y el sabor cítrico se complementan a la perfección, dejando un postre cremoso con un sabor muy equilibrado.

Este postre de limón sigue la misma filosofía que nuestro bizcocho de limón crudo, los ingredientes (limón, leche condensada, nata y galletas) son los mismos, aunque las cantidades y presentaciones son diferentes. Entonces, si te gustó ese pastel, haz esta receta, porque te encantará.

Ingredientes para 4 personas

  • 200g de leche condensada
  • 1 limón
  • 300ml de nata montada o nata montada
  • 6 galletas maria

Cómo hacer jugo de limón y leche condensada.

  1. Para empezar a hacer musgo de limón, ponemos la nata (muy fría) en un bol y con ayuda de las varillas eléctricas la armamos hasta que esté firme.
  2. Seguimos cortando el limón por la mitad y exprimimos hasta obtener todo el jugo, pasando por un colador para evitar que se caiga la pulpa o hueso.
  3. Ahora, en otro bol ponemos la leche condensada y el zumo de limón. Luego, revuelve con una cuchara hasta que se integren los dos ingredientes.
  4. Una vez preparadas las dos preparaciones, añadir la mezcla de leche condensada a la nata y mezclar con movimientos suaves y envolventes hasta obtener una nata homogénea.
  5. Amasamos las galletas, este proceso se puede realizar como ves en el video o con la ayuda de un procesador de alimentos.
  6. Terminamos de armar las tazas, para eso ponemos unas cucharadas de las galletas picadas en el fondo de la taza y encima de ellas la crema de limón. Solo necesitamos rallar un poco de la piel de limón en cada vaso.
  7. Una vez terminados, los llevamos a la nevera y los dejamos al menos dos horas, para que adquieran la textura deseada y estén fríos al momento de servir.

En lugar de terminar el limón con solo la ralladura de los cítricos, también puede agregar la ralladura de limón o lima verde. Otras opciones son unas galletas picadas o unas bayas y una hoja de menta.

Si te ha gustado y te animas a hacerlo en casa, seguro que te encantará el resultado final. Si es así y subes fotos a instagram, no olvides etiquetarme como @lilablogger, me encantaría ver tus creaciones. Recuerda compartir en tus redes sociales. Para ti es una forma práctica de guardar la receta y me ayudas a dar visibilidad a mis recetas fáciles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

scroll to top
https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
A %d blogueros les gusta esto: