Él le devuelve la sonrisa al niño de 7 años que le gusta y que fue devastado por la pandemia.

Graduación de bachillerato Es un día muy importante para cualquier estudiante y, desafortunadamente, muchos de estos jóvenes se han perdido desde este momento en sus vidas debido a la llegada del coronavirus a sus países.

A pesar de esta realidad, muchas personas han creado las formas más sorprendentes para completar sus títulos, al menos simbólicamente.

A principios de este mes, un niño de solo 7 años decidió sorprender a su niñera con una hermosa baile de graduación ya que la joven no disfrutaría ese momento debido al encierro.

La niña Rachel Chapman de Raleigh en Carolina del Norte, Estados Unidos, se sintió más que afortunada y agradecida cuando recibió la pequeña propuesta de segundo grado, Curtis Rogers.

«Dije: mini El mini baile no será hoy, pero me harás esto el lunesGers », escribió Rogers en una carta con la que sorprendió a la joven.

Para la joven todo le parecía muy tiernoEntonces decidió aceptar la invitación del niño.

El baile de graduación se realizó en el patio de su residencia y ambos mantuvieron su distancia para no romper ningún tipo de norma. Aunque, no por la distancia, no fue un momento realmente emotivo.

Curtis llevaba ropa formal y una linda corbata, mientras que Rachel lucía fabulosa con un lindo vestido.

El niño fue muy cuidadoso en cada detalle Ella les pidió a sus padres que los complacieran con la comida favorita de Rachel: Chick-fil-A y batidos.

«Fue muy amable, muy atento. Incluso recordó mi bebida favorita y los condimentos que me gustan en Chick-fil-A “, dijo.

Rachel se ha convertido en una persona muy importante en la vida de Curtis y sus padres lo saben muy bien. Sirvieron como cómplices de esta sorpresa.

Como no se podía hablar de un baile de graduación, si la pareja de amigos realmente no compartía al menos una pieza juntos, los padres crearon una forma peculiar de hacerlo realidad.

Rachel y Curtis no protagonizaron un baile típico, pero fueron emocionantes y divertidos. fideos de piscina para mantener una distancia preventiva mientras disfruta de la música y toda la noche.

Por supuesto, no era la forma más cómoda de pasar ese momento, pero lo que importaba era la intención, y esto fue bien demostrado por el niño de la escuela.

“Decidí que deberíamos hacer esto ahora porque el coronavirus ha causado estragos. No importa lo que te pase. Lo que le sucede a las personas que amas es importante ”, dijo el sabio Curtis.

El gesto de este chico nos invita a seguir siendo ligeros para la vida de otra persona y no olvidar dar amor, incluso en tiempos difíciles. Comparte tu historia y felicítalo por su gran corazón.

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: