Seguramente has oído hablar de la desigualdad social, término que en los últimos años ha cobrado especial protagonismo, una circunstancia socioeconómica en la que un grupo o comunidad recibe un trato diferente según su raza o condición social.

El joven abandonado por su madre guarda la boca de quien lo subestimó al ingresar a Harvard El joven abandonado por su madre guarda la boca de

Una realidad que no debería existir, pero existe. La historia de Rehan Staton es una historia de sacrificios y desafíos a superar, un claro ejemplo de que cuando deseas algo con fervor y te entregas en cuerpo y alma para lograrlo, no hay fuerza en el mundo capaz de oponerse al logro de nuestras metas.

El hombre de origen afroamericano pudo ser aceptado en la Facultad de Derecho de Harvard, una de las universidades más prestigiosas del mundo, tras sufrir graves problemas económicos y discriminación racial.

El joven abandonado por su madre guarda la boca de quien lo subestimó al ingresar a Harvard 1599723789 902 El joven abandonado por su madre guarda la boca de

Después de graduarse de la escuela secundaria, la vida de Rehan Staton entró en un torbellino desconcertante y extremadamente complicado. Tuvo problemas económicos y, como consecuencia de una grave lesión deportiva, quedó discapacitado a los 18 años..

El joven estaba en un túnel oscuro sin saber qué hacer. Frustrado y agotado al mismo tiempo tuvo que trabajar para mantener a su hermano y a su padre. Sin embargo, Rehan estaba hecho de madera fina, por lo que nunca se rindió.

El joven abandonado por su madre guarda la boca de quien lo subestimó al ingresar a Harvard 1599723789 876 El joven abandonado por su madre guarda la boca de

Sus primeros y más felices años de vida fueron en Bowie, Maryland, hasta los 8 años. En ese momento, todo parecía mucho más fácil. Pero, un día su madre los dejó y se mudó del campo.

Pronto comenzaron las dificultades económicas, que su padre trató de aliviar a pesar de haber criado solo a dos hijos. Rehan pudo estudiar en una escuela privada de clase media., mientras que su padre tenía dos o tres trabajos al mismo tiempo para mantener sus cuentas al día.

El joven abandonado por su madre guarda la boca de quien lo subestimó al ingresar a Harvard El joven abandonado por su madre guarda la boca de

En séptimo grado, el rendimiento académico de Rehan bajó considerablemente. Más tarde, un maestro recomendó que Rehan fuera asignado a tutoría en la escuela y el joven terminó llegando al cuadro de honor de su escuela.

“Toda mi vida … todas las personas a las que debo respetar ellos eran los que siempre me minimizaban y me hizo sentir mal ”, confesó el joven.

El joven abandonado por su madre guarda la boca de quien lo subestimó al ingresar a Harvard El joven abandonado por su madre guarda la boca de

Una doble lesión en el hombro acabó con su sueño de convertirse en boxeador y solo le dejó la opción de matricularse en varias universidades, pero a todas les fue mal. Solamente se quedó a trabajar recogiendo basura donde, sin sospechar, recibió apoyo y el aliento que tanto necesitaba.

Todos sus compañeros, la mayoría ex convictos, Le sugirieron que fuera a la escuela o algo. Hablaron con Bren Bates, hijo de los dueños de la empresa de camiones de basura, sobre el talentoso joven que trabajaba con ellos.

Es un ejemplo de superación

El joven abandonado por su madre guarda la boca de quien lo subestimó al ingresar a Harvard 1599723791 389 El joven abandonado por su madre guarda la boca de

Así fue como Bates colocó a Rehan bajo su tutela y lo llevó a la Bowie State University, para que conociera a un profesor, quien se sorprendería luego de su encuentro con este joven afroamericano, y de inmediato votó para unirse a la junta de admisiones, y el joven llegó a la Facultad de Derecho de Harvard.

El joven abandonado por su madre guarda la boca de quien lo subestimó al ingresar a Harvard 1599723791 502 El joven abandonado por su madre guarda la boca de

“Tuve que ir al ‘fondo’ de la jerarquía social, es decir, trabajadores sanitarios previamente encarcelados, para ser elevado. Cada tragedia que enfrenté me obligó a salir de mi zona de confortPero tuve la suerte de tener un sistema de apoyo ”, dijo Rehan.

La perseverancia de este joven nos demuestra que no hay nada imposible cuando se quiere hacer realidad un sueño. Además, nos invita a seguir luchando contra la desigualdad que afecta a muchos, cuenta su historia.