Dos hermanos menores de 3 y 10 años se quedan solos con su padre parapléjico y piden ayuda

Todos los niños deben tener una infancia marcada por el amor y la protección de sus cuidadores, en un entorno donde se sientan seguros mientras crecen bajo la responsabilidad de quienes cuidan de su salud y bienestar.

Pero algunos ven violados sus derechos, no pueden disfrutar de educación, entretenimiento, nutrición y una vivienda adecuada.

Al igual que estos hermanos de 3 y 10 años que necesitan ayuda después de que el destino les jugó una mala pasada. Tu madre murió de un tumor maligno, y tu padre sufre de parálisis.

La familia de Pobladores de Pobladores de Andahuaylas, en Apurímac, una humilde ciudad de México, necesita ayuda.

Hermelinda Huaraca Taipe, 33 años, madre de los hermanos, murió el pasado junio después de perder la batalla contra el cáncer.

En el mismo mes, su esposo y padre de menores, Alfredo Pacheco Lizunde, 36 se volvió tetrapléjico. Permanece postrado en cama y sus dos hijos carecen de la capacidad o los recursos económicos para sobrevivir por sí mismos.

Los vecinos ofrecen toda la ayuda que pueden, pero fueron a los medios locales animar a más personas a apoyar a la familia que vive en una situación crítica.

En su comunidad, la mayoría de los residentes viven en la pobreza, incluso sin tener servicios públicos ni satisfacer sus necesidades básicas.

El padre de los niños requiere una silla de ruedas, medicamentos para realizar su tratamiento, alimentación, ropa infantil y artículos de higiene.

Asimismo, los menores de edad no cuentan con dispositivos tecnológicos ni conexión a Internet para estudiar a distancia. Dado que se han establecido medidas de seguridad en el país para combatir las infecciones por coronavirus, la educación adoptó el modo en línea.

Aunque estos hermanos y muchos niños de todo el mundo no pudieron seguir estudiando porque es imposible para ellos tener acceso a Internet y un teléfono inteligente, tableta y computadora para ayudarlos a asistir a clases.

Desde que se informó el caso, muchas personas han sido trasladadas y están interesados ​​en ayudar a esta humilde familia que sufre los estragos de la enfermedad y la pobreza después de enfrentarse.

Cualquier interesado en ayudar a la familia puede llamar al 957088815-958229157 o enviar comida a la casa ubicada en Andahuaylas, en la Avenida Los Álamos nº 256 (altura de la alberca municipal). CTA BCP: 191-96557892-0-21. También pueden colaborar aportando dinero A través del número de cuenta: 04043470421, Banco de la Nación.

La realidad de algunos es muy dura, no debemos ser indiferentes a quienes necesitan una mano amiga, un pequeño gesto puede marcar una gran diferencia. Cuenta la historia de estos hermanos menores, esperamos que tengan la calidad de vida que se merecen.

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: