¿Cuáles son los principales síntomas de la gastritis nerviosa?

Las enfermedades del estómago son bastante frecuentes y sus causas son variadas, ya que algunas pueden estar relacionadas con las emociones, como la gastritis nerviosa. Esto se debe a la inflamación de la mucosa que recubre el estómago, lo que genera un conjunto de síntomas muy incómodos. La diferencia con otros problemas de salud son los altos niveles de estrés, ansiedad o frustración, por suerte, existen algunas formas de tratarlos. Por lo general, los tratamientos se centran en tres aspectos, los cuales van a acudir a un profesional para obtener la ayuda médica necesaria, manejando las emociones y ciertos cambios en el tipo de alimentación.

Los síntomas de la gastritis nerviosa

Estos síntomas están relacionados con otros trastornos del revestimiento del estómago. Además, hay que tener en cuenta que la gastritis puede ser aguda cuando se presenta de forma repentina o volverse crónica cuando permanece durante años sin recibir tratamiento. Aunque las molestias pueden variar de una persona a otra, estas son las más comunes:

  • Dolor abdominal: Es uno de los síntomas más notorios y que en presencia de mucho estrés puede volverse intenso, lo que dificulta las actividades que estás realizando en este momento.
  • Peso y acidez: El primero se describe como si toda la comida ingerida permaneciera en el estómago por más tiempo, esto se relaciona con una mala digestión. Mientras que la segunda es una sensación de ardor en el sistema digestivo y se vuelve más desagradable en los picos de estrés.
  • Náuseas y eructos: Dado que los alimentos no se digieren correctamente, muchas personas con gastritis nerviosa pueden experimentar eructos y náuseas frecuentes.
  • Pérdida de apetito: Las personas con este trastorno suelen sentir que su apetito ha disminuido, por lo que las cantidades de comida son cada día menores y esto afecta más su bienestar.
  • Otros síntomas: También puede experimentar heces oscuras, vómitos, ardor en el estómago y malestar general en esa parte del cuerpo.

Tratamiento

Lo primero que debe hacer es evitar los productos de venta libre, ya que muchos ofrecen un alivio temporal o pueden empeorar la situación. Busque siempre ayuda médica, ya que es él quien le indicará un medicamento seguro y eficaz. Para combatir esta enfermedad, debes buscar el equilibrio entre cuerpo y mente.

Cuida tu salud emocional

Está claro que el exceso de estrés, ansiedad o preocupación aumenta la producción de ácidos gástricos y daña la mucosa digestiva. Si se alivian los problemas emocionales subyacentes, es probable que los síntomas de la enfermedad desaparezcan; de lo contrario, se volverá crónica.

Puedes acudir a un especialista para recibir terapia psicológica o buscar técnicas que favorezcan la relajación, para que el estrés no se apodere de tu vida. Algunas opciones son la meditación, el yoga, espacios dedicados a disfrutar de la naturaleza o practicar algún deporte que genere interés. Además, no olvide darle a su cuerpo el descanso suficiente para que se recargue y comience con más energía.

Siga una dieta saludable

Es importante incluir alimentos nutritivos en todos tus platos, como verduras, frutas, pescado, carnes magras y una buena hidratación. Otros productos a incluir son los que contienen probióticos, ya que mejoran la digestión gracias al contenido de bacterias beneficiosas. Por otro lado, conviene limitar los alimentos altamente procesados, que se encuentran en una amplia variedad en los supermercados, ácidos y especias. También reduce la ingesta de alcohol.

Evite los alimentos muy calientes o fríos, mastique bien los alimentos, trate de degustar cada plato. Cocine de forma sencilla, ya sea cocida, al vapor o a la parrilla. Cuida el exceso de sal, especias, salsas y prueba la cena dos o tres horas antes de acostarte. Además del agua, puedes incluir algunas infusiones ligeras.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: