Convierte su pequeña pensión en una escuela para cumplir su sueño de ser piloto

Todos tuvimos que cambiar hábitos y costumbres en medio de esta crisis sanitaria, económica y social.

Lisandro Hernández Es uno de los muchos niños que se han visto afectado por la nueva “normal” que trajo la pandemia COVID-19.

Este pequeño estudiante no tiene recursos digitales para monitorear las actividades escolares.

Lisandro proviene de una familia con pocos recursos económicos, pero eso no limitó su disciplina para hacer realidad sus sueños.

Recibe algunas de sus clases en la pantalla de su antiguo televisor cuando uno de canales regionales emiten un programa de estudios Reforzar el aprendizaje escolar de los estudiantes que no tienen acceso a clases digitales.

“Si estoy aprendiendo, no mucho, pero estoy aprendiendo”Dice Lisandro.

Muchos padres se vieron obligados a destinar parte del dinero que tenían para comprar algunos dispositivos tecnológicos para que los niños pudieran adaptarse a la nueva modalidad de clases a distancia. Pero otros no tienen presupuesto para comprar un dispositivo o pagar la conexión a Internet, así que miles de niños se vieron obligados a abandonar la escuela.

Las autoridades competentes de algunas ciudades han tomado medidas para poner ciertos recursos a disposición de los más necesitados, pero la ayuda no fue de gran alcance y muchos niños en edad escolar continúan excluidos.

En el caso de Lisandro, transformó su humilde hogar en un aula virtual para asistir a clases con programas municipales orientados a fortalecer los conocimientos de los niños.

Cuando se trata de clases específicas, Lisandro se conecta a una computadora portátil que le fue asignado por un programa activado por el gobernador de la ciudad. Sin embargo, no siempre tienes conexión a Internet.

En medio de esta crisis sanitaria que ha provocado tantos cambios a los que la sociedad debe adaptarse, los niños de la casa no han perdido sus ganas y esperanzas de progresar.

Lisandro nunca dejó de soñar y comparte su deseo de ser piloto.

“Será la primera vez que abordo un avión”, revela Lisandro.

Este pequeño quiere estudiar y ser un gran piloto para darle una buena vida a tu familia. Lisandro transformó su pequeña casa de huéspedes, ubicada en la zona rural de Puerto Colombia, en su aula virtual para cumplir su sueño de ser piloto de aviación y darle un hogar a su madre.

Estamos convencidos de que Lisandro verá el mundo desde arriba controlando el mando de un avión y cumplirá todos los sueños que guarda en su corazón.

La disciplina de este niño es admirable, nos invita a reflexionar sobre la dura realidad que padecen muchos hogares. En estos tiempos en que la pandemia ha cambiado el estilo de vida de todos, debemos brindar más apoyo. Comparta la historia de Lisandro.

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: