Consejos para evitar las manchas de rimel

El rímel, el rímel o el rímel es uno de los productos básicos en cualquier rutina de maquillaje, ya que agregan expresividad a nuestros ojos, independientemente de si el aspecto es bastante cargado o natural. También hay una gran variedad en términos de marcas, precios y beneficios, para que se adapten bien a las necesidades de cada mujer.

Con solo un toque de este producto, podemos vernos más despiertos, pero debido a diferentes factores, su aplicación puede volverse difícil y terminar manchando las áreas a su alrededor. Especialmente a medida que envejecemos, la visión de cerca disminuye y las bolsas cerca de los ojos se vuelven más prominentes.

Esta vez, hablaremos sobre 5 consejos básicos al aplicar el rimel en las pestañas, para que, con el paso del tiempo, no manche la piel y dañe la apariencia que hemos preparado para la apariencia durante el día.

1-Use un espejo de aumento

Ver nuestra cara en detalle facilita el proceso al aplicar capas de rímel, por lo que es recomendable comprar varios espejos que tengan un lado agrandado, uno para el tocador y otro más pequeño para llevar en la bolsa. De esa manera, puedes maquillarte en casa y ver cómo se retoca cuando estamos en el trabajo o en diferentes lugares, cumpliendo con nuestras responsabilidades.

2-No bombear el producto

Un error que generalmente se comete con los productos de maquillaje para ojos es insertar y quitar el pincel, recoger más productos o simplemente por costumbre. Esto debe evitarse, ya que solo el secado del producto, a través de la introducción de aire con movimiento, también puede volverse irregular y difícil de aplicar, lo que resulta en un desperdicio de producto, tiempo y dinero.

3-Deseche el producto después de 6 meses.

Es de gran importancia no prolongar la vida útil de ningún elemento de belleza, ya que puede causar irritación en el área e incluso generar algún tipo de infección. Debemos cambiar el rímel después de 6 meses como máximo, ya que las bacterias se acumulan y están en contacto frecuente con los ojos, lo que puede dañar la salud. Del mismo modo, no debe permitir que otros usen el producto.

Para realizar un seguimiento de la hora en que se usó, puede escribir la fecha en que se compró en la parte inferior del tubo. Esto facilita saber cuándo tirar y comprar uno nuevo.

4-Use fórmulas que no irriten el área

Si la piel es muy grasa o el clima es cálido, lo ideal sería usar una fórmula impermeable para que, cuando esté en contacto con la piel, no se manche. Pero muchas de estas fórmulas tienden a irritar el área y puede experimentar ardor, picazón, quizás enrojecimiento o dolor de cabeza, por lo que es importante buscar marcas que ofrezcan un equilibrio entre la duración y la suavidad de la cara.

Del mismo modo, es importante tener un buen desmaquillante para eliminar cualquier rastro del producto. Tenga cuidado de no aplicar demasiadas capas para evitar grumos y mantenga un pequeño corrector en la bolsa para corregir imperfecciones, si aparecen.

5-Incluye una tarjeta que ya no usas

Este es un consejo muy útil para aplicar el rimel sin causar imperfecciones, y arruina el tiempo dedicado a crear el look de maquillaje favorito. Busque una tarjeta que ya no usa e intente colocarla diagonalmente sobre el ojo, es decir, el párpado. Finalmente, aplique el producto desde la esquina hasta que se acerque a la rotura para definir bien las pestañas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: