Cómo hacer leche condensada | Cocina de Lila

Cómo hacer leche condensada

Aprenda a hacer leche condensada de una forma muy sencilla. El procedimiento para hacer leche condensada casera es extremadamente simple. Usaremos SOLO 2 INGREDIENTES que siempre tenemos en casa (leche y azúcar) y obtendremos un resultado aún mejor que con el comercial porque estaremos seguros de lo que comemos.

Sabiendo cómo preparar la leche condensada puedes disponer de la cantidad necesaria para elaborar postres, dulces y bebidas. En algunas zonas de Latinoamérica se le conoce como LECHE EVAPORADA, aunque en realidad la leche evaporada no es lo mismo que la condensada, ya que contiene azúcar y la leche evaporada no.

Historia de la leche condensada

La existencia de la leche condensada no es casual, ya que nació a principios del siglo XIX por la necesidad de evitar intoxicaciones alimentarias con ella. Conservar la leche después del ordeño era prácticamente imposible, era una fuente de bacterias que causaban enfermedades e incluso la muerte en ese momento.

Hay indicios de que fueron los tártaros quienes lo elaboraron por primera vez, pero el descubrimiento del producto se lo debemos al pastelero y chef francés Nicolás Appert. Este producto permitió el almacenamiento durante largos períodos sin refrigeración.

SOLO necesitas 2 ingredientes

  • 1 l de leche entera
  • 210 g de azúcar blanca

Cómo hacer leche condensada casera

El proceso de producción es muy sencillo. Consiste en extraer el agua de la leche y condensarla mediante el calor y la disolución de los cristales de azúcar, que a su vez actúan como conservantes.

  1. Para empezar, ponemos la leche y el azúcar en una sartén.
  2. Cocine a fuego medio, revolviendo la mezcla hasta que comience a hervir.
  3. Seguimos revolviendo sin apagar el fuego durante 1 minuto más, evitando que la leche se queme o cuaje.
  4. Ahora bajamos el fuego y seguimos cocinando durante 30-40 minutos, hasta que la mezcla se reduce a la mitad, espesa y la leche cambia de color (amarillo claro). No es necesario remover constantemente, pero de vez en cuando para evitar la formación de espuma. Además, esto nos hará ver la consistencia que va adquiriendo la mezcla. Debemos tener en cuenta que la mezcla se espesa y adquiere más cuerpo cuando se enfría.
  5. Pasado ese tiempo retiramos del fuego y removemos con unas varillas. De esta forma garantizamos que la mezcla no cristalice durante el proceso de enfriamiento.
  6. Luego de enfriar completamente, lo ponemos en un frasco de vidrio (previamente esterilizado), si no sabes cómo hacerlo consulta mi publicación sobre cómo esterilizar frascos de vidrio.

Con las cantidades indicadas obtendremos aproximadamente el mismo peso que una lata pequeña de 400 gramos de leche condensada y podemos guardarlo hasta 1 mes en la nevera

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: