Cómo hacer la dieta FODMAP para detener la inflamación

Es un tipo de dieta que promete aliviar diversos síntomas del organismo, como dolor abdominal, gases, inflamación, problemas con la evacuación intestinal y malestar al comer. Por tanto, es necesario eliminar ciertos tipos de alimentos que podrían ser mal tolerados. Entonces, el artículo de hoy tiene como objetivo brindar un poco de información al respecto.

Palabra FODMAP es el acrónimo de un conjunto de carbohidratos fermentados tales como fructanos, oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles que en la digestión provocan un aumento en la cantidad de gases, así como de fluidos en el intestino. Aunque estos componentes son beneficiosos para las personas sanas, pueden ser perjudiciales para quienes padecen algunos problemas de salud.

¿En qué consiste esta dieta?

Como se mencionó anteriormente, esta dieta se basa en la eliminación de alimentos que no son bien tolerados por el organismo de las personas que padecen el síndrome del intestino irritable. También permite el alivio de algunos síntomas en personas con enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa. Por ello, es importante implementar este tipo de dieta, bajo recomendación médica, guiada por un endocrinólogo o nutricionista.

Tiende a excluir y limitar el consumo de alimentos ricos en fibras prebióticas que benefician la microbiota intestinal. Incluso en el síndrome del intestino irritable, el primer paso recomendado es adoptar hábitos saludables, como comer en horarios regulares, evitando los alimentos ultraprocesados. Además, evite las comidas abundantes y las bebidas alcohólicas en exceso.

¿Qué personas pueden hacer esta dieta?

La evidencia científica recomienda el uso de esta dieta para personas con síndrome del intestino irritable. También puede ser beneficioso en algunos casos de enfermedad inflamatoria intestinal, incluso en afecciones como la fibromialgia. Sin embargo, debes tener mucho cuidado al utilizar este tipo de dieta en estas situaciones.

Como a hinchazón abdominal o diarrea son síntomas frecuentes en la población, siendo la causa varios factores. No en todas las situaciones es apropiado tomar este tipo de cambio dietético como solución a estos males. Es recomendable acudir al médico para un correcto diagnóstico y, así, descartar enfermedades crónicas como la celiaquía o la mala absorción de sales biliares.

Fases de la dieta

Este tipo de dieta tiene alguna base, la primera es la eliminación, la cual ocurre en 2 a 3 semanas donde se evitan algunos alimentos que pueden desencadenar problemas, aquí se evalúa si esta decisión provoca mejoría en los síntomas. Luego de eliminar los alimentos que comúnmente causan problemas, se introducen gradualmente, para conocer cómo reacciona el organismo de la persona ante su consumo.

Finalmente, sabiendo qué tolerar y qué no tolerar, podrás dar pautas para una dieta, donde sea lo más completa que el cuerpo lo permita, intentando pasar sin poca comida. Una buena nutrición, especialmente de fuentes de carbohidratos fermentables, como frutas y verduras, mejora la salud.

Cómo podría ¿alimentación?

Comidas que se deben evitar

Hay algunos de los considerados poco tolerables por el organismo, por ejemplo, arroz integral, cebada, boniato y derivados, centeno y derivados, kamut y derivados, trigo y derivados, legumbres, lácteos y sus derivados, ajo, alcachofa, brócoli, cebolla y similares. Repollo, coles de Bruselas, coliflor, champiñones, espárragos, puerros, remolachas, guisantes, repollo, champiñones.

También procesan carnes y embutidos que contienen lactosa, gluten, palitos de cangrejo, seitán. En cuanto a frutas, hay aguacate, albaricoque, caqui, cerezas, ciruelas, piña, granada, higos, mango. También manzana, melocotón, membrillo, mora, pera, pomelo, sandía, frutos secos, anarcos, pistachos y dulces, pero depende de cada persona.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: