El jengibre y la cúrcuma son dos tipos de plantas que se utilizan ampliamente en la medicina natural para tratar diversas enfermedades que comprometen la salud. Los beneficios del jengibre se deben al contenido de compuestos fenólicos, incluidos en el gingerol, sustancias que se cree que tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. La cúrcuma, utilizada como especia en la India, tiene un compuesto químico llamado curcumina, que también ayuda a tratar y prevenir enfermedades. Ambos alimentos se pueden encontrar frescos, secos o molidos, ya sea como remedios caseros, agregados a una variedad de platos o disponibles en forma de suplemento.

Tanto el hígado como los riñones son dos órganos muy importantes para la buena salud, ya que se encargan de la eliminación de toxinas del organismo, entre otras funciones vitales. De ahí la necesidad de seguir hábitos más saludables para que los órganos estén sanos y puedan eliminar de forma eficaz sustancias que no necesitan. Algunas formas de apoyar este proceso son limitar el consumo de alcohol, beber mucha agua y dormir lo suficiente. Reduzca el azúcar y los productos altamente procesados, reduzca la sal y haga ejercicio con regularidad. También puedes incluir alimentos ricos en antioxidantes, como esta bebida a base de especias.

Receta

Cómo desintoxicar el hígado y eliminar los cálculos renales con té de cúrcuma y jengibre Como desintoxicar el higado y eliminar los calculos renales con

Este té es muy fácil de hacer y solo necesitas 5 ingredientes, pero solo haces una taza. Entre los productos a utilizar se encuentra el jengibre, una raíz conocida por ser muy saludable y versátil gracias a sus propiedades. Se dice que ayuda a combatir los parásitos, mejora la digestión, fortalece el sistema inmunológico y alivia el dolor, además de ser un excelente tratamiento detox.

Aunque la cúrcuma aumenta la capacidad antioxidante del cuerpo, lo protege de los radicales libres que se cree que causan muchas enfermedades crónicas. También se dice que estimula el equilibrio de azúcar en sangre, así como también regula el colesterol debido a su compuesto llamado curcumina.

Ingredientes

  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharada de miel
  • 2 onzas de leche de coco
  • 2 tazas de agua

Preparación

  • Solo tienes que hervir el agua, añadir el jengibre y el azafrán y dejar hervir durante 10 minutos. Después de un rato colando, sirve en un vaso y agrega la leche de coco, además de endulzar con un poco de miel. Revuelva y disfrute de inmediato.
  • Cuando se usan con moderación, el jengibre y la cúrcuma se consideran seguros y saludables en una buena dieta. Sin embargo, hay algunos efectos secundarios a tener en cuenta, ya que varios estudios han encontrado que el jengibre puede interferir con los anticoagulantes cuando se usa en grandes cantidades. Por lo tanto, consulte con su médico si está tomando algún medicamento.

Tener en cuenta

Recuerde que una dieta rica en antioxidantes ayuda a su cuerpo a combatir el estrés oxidativo causado por el exceso de radicales y otras sustancias que aumentan su riesgo de enfermedad. Concéntrese en obtener todos los nutrientes de una dieta equilibrada, no de suplementos.

Algunos ejemplos de alimentos ricos en antioxidantes para incluir en la dieta son las frutas silvestres (arándanos, uvas y fresas), el cacao, bebidas como el té que presentamos en esta ocasión o el té verde. Aunque hoy en día existen muchas formas de disfrutar de los beneficios del jengibre y el azafrán, como en aderezos para ensaladas, guisos, guisos, shots de jengibre, sopas y vitaminas. También es ideal para complementar la cúrcuma con una pizca de pimienta negra, ya que aumenta su absorción por parte del organismo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS