Cómo aliviar el dolor articular con jengibre y cúrcuma

El jengibre y la cúrcuma son dos ingredientes muy utilizados en la cocina para aportar sabor y olor. Pero su consumo también se ha utilizado durante años, en lo que respecta al tratamiento natural de diversos problemas de salud. Por ejemplo, el jengibre o Zingiber officinale tiene compuestos fenólicos, incluido el gingerol, conocido por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Asimismo, la cúrcuma o curcuma longa tiene un compuesto llamado curcumina, que ayuda a tratar diversos problemas crónicos. Porque se le atribuye la capacidad de reducir la inflamación y combatir los radicales libres. Estos dos alimentos se pueden consumir crudos, secos o molidos en distintas preparaciones, como la que veremos más adelante para reducir el dolor articular.

Beneficios del jengibre y la cúrcuma

A esta combinación se le ha atribuido la capacidad de reducir diferentes problemas de salud, pero se necesita más evidencia para confirmar estos posibles efectos cuando se incluye en una sola preparación. Entre los beneficios que los hicieron bastante populares cuando se consumen individualmente, podemos encontrar:

Reducir la inflamación: Tanto el jengibre como el azafrán tienen propiedades antiinflamatorias, lo que ayuda a proteger frente a diferentes enfermedades. Recuerda que la inflamación crónica favorece el desarrollo de problemas cardíacos, cáncer e incluso diabetes.

Reduce el dolor: La curcumina reduce el dolor asociado con la artritis como el jengibre, pero a este último también se le atribuye la capacidad de reducir el dolor menstrual y muscular causado por el ejercicio.

Reducir las náuseas: Hay algunos estudios que afirman que consumir 1 g de jengibre al día reduce las náuseas y los vómitos posoperatorios, sin embargo, primero debe consultar a su médico. También reduce las náuseas debido al movimiento continuo y los trastornos gastrointestinales.

Mejora la función inmunológica: Son un método para prevenir diversos problemas de salud relacionados con virus o bacterias presentes en el ambiente y alergias estacionales que afectan el tracto respiratorio.

Infusión de jengibre y cúrcuma para el dolor articular.

Aunque consumir jengibre y cúrcuma en porciones moderadas es saludable, es importante tener en cuenta que el consumo excesivo está contraindicado al tomar anticoagulantes, durante el embarazo, en hipertensos, problemas cardíacos, diabetes, hemofilia y bajo peso.

Teniendo en cuenta la información brindada, ahora te enseñamos cómo preparar una infusión a base de cúrcuma y jengibre para que puedas reducir el dolor articular, es muy fácil y con pocos ingredientes.

Ingredientes

  • 1 rama de canela
  • 1 cucharada de miel
  • Un litro de agua
  • 5 g de jengibre
  • 5 g de azafrán

Preparación

  • El primer paso es hervir el agua, luego agregar la canela, el jengibre y el azafrán, dejando por 30 segundos. Pasado un tiempo, retirar del fuego y dejar infundir durante unos 10 minutos.
  • Por último, pasa la bebida por un colador y endulza con miel. Puedes beber la primera taza en ayunas y, según te sientas, consumir 20 minutos después de las comidas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

scroll to top
https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
A %d blogueros les gusta esto: