Por lo general son muchos los factores los que interfieren en nuestro carácter y forma de ser, no sólo se basa en la genética sino también en el entorno en que crecemos, las personas con las que