Beneficios y propiedades del amaranto

El amaranto se clasifica como un pseudocereal, lo que significa que no es un grano de cereal como la avena o el trigo, pero comparte varios nutrientes y se utiliza de forma similar. Tienen un sabor terroso y a nuez que se complementa bien con platos variados. Debido a su versatilidad, perfil nutricional y naturaleza naturalmente libre de gluten, se considera un producto beneficioso y, por lo tanto, ha ganado un poco de popularidad en los últimos años. Lo mejor es que podrás disfrutarlo con tus desayunos, meriendas, almuerzos o cenas sin ningún problema. Aquí encontrarás algunas de las razones por las que deseas incluir este alimento con frecuencia en tu dieta saludable.

Propiedades del amaranto

El amaranto es rico en proteínas, fibra y varios minerales. En una taza de 246 gramos de amaranto cocido, encontrará 251 calorías, 9,5 g de proteína, así como 46 g de carbohidratos y 5,2 g de grasas saludables. Destaca por ser fuente de manganeso, superando las necesidades diarias con una sola porción, importante para el funcionamiento del cerebro. También aporta magnesio, fósforo, hierro, selenio, cobre, necesarios para la salud general.

Este excelente alimento contiene antioxidantes responsables de ayudar a proteger el cuerpo contra los radicales libres, compuestos que pueden dañar las células y aumentar el riesgo de enfermedades crónicas. Según investigaciones, es rico en ácidos fenólicos, compuestos vegetales con efecto antioxidante, que protegen frente a enfermedades cardíacas y cáncer. Aunque este efecto es mayor en el amaranto crudo.

¿Por qué el amaranto es bueno para la salud?

Incluir amaranto en la dieta puede ser beneficioso para el organismo de varias formas. Puede ayudar a reducir la inflamación, aunque es una respuesta normal del cuerpo para protegerse de infecciones o lesiones, volverse crónica provoca varios problemas de salud. Entre los cuales se encuentra el cáncer y las enfermedades autoinmunes. Sin embargo, se necesita más investigación para determinar cuáles son los posibles efectos en los humanos, ya que hasta ahora solo hay unos pocos tubos de ensayo y estudios en animales.

Es una gran opción a la hora de promover la pérdida de peso, por lo que si ese es tu objetivo deberías pensar en incluirlo en una dieta saludable y un estilo de vida más activo. Esto se debe a que es rico en proteínas y fibras, que pueden aumentar la saciedad, reduciendo la ingesta de calorías a lo largo del día. También puede ser consumido por celíacos, ya que no contiene gluten. Comer gluten provoca una respuesta inmunitaria en el cuerpo que desencadena varios síntomas, como hinchazón, gases y diarrea. Otro posible beneficio atribuido al consumo de amar es la reducción de los niveles de colesterol.

¿Cómo incluir el amaranto en la dieta?

Existen diferentes formas de preparar y degustar el amaranto, por ejemplo, muchos recomiendan que antes de cocinarlo se debe sumergir en agua y dejar que los frijoles germinen durante 2 a 3 días. Esto hará que los granos sean más fáciles de digerir y romper cualquier cosa que pueda afectar la absorción de minerales. Al momento de cocinar, mezclar el agua con el amarando según la proporción 3: 1. Llevar a ebullición, luego reducir el fuego para seguir cocinando por otros 20 minutos, para que absorba toda el agua.

Agrega amaranto a tus batidos para que sean una comida completa, otra opción es utilizarlo como sustituto del arroz, cuscús o pasta tradicional. También puedes mezclarlo en guisos y una variedad de sopas para que espese, quizás quieras hacer un buen desayuno para empezar la mañana combinándolo con fruta picada, un poco de canela en polvo por encima o unas nueces, además de ser apreciado. en la imagen de muestra.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: