A los 5 años celebra en brazos de su padre que tendrá la oportunidad de seguir viviendo

A veces, podemos volvernos tan ingratos con la vida que necesitamos que nos suceda alguna tragedia, algo horrible por lo que ser optimistas y felices. Otras veces, tal vez no. Si siempre estás deprimido, oprimido, sigue quejándote de tu salario y te sientes ansioso es hora de que alguien te dé una buena dosis de realidad y optimismo.

James Locker es un niño pequeño que tuvo que vivir la pesadilla de ser diagnosticado con cáncer desde los dos años.

Después de tres años, que parecieron siglos, tanto para él como para su familia, el niño cuya vida pasó casi por completo en tratamiento, hoy tiene una nueva luz en sus ojoscómo logró superar la enfermedad.

Durante la convalecencia en el Hospital Truro, Cornwall, Inglaterra, un hermoso día James logró hacer sonar las campanas de la felicidad para todos en el centro médico, quien celebró colectivamente la noticia de su recuperación, en compañía de los padres del valiente niño.

Hacer sonar el timbre para indicar el final feliz del tratamiento del cáncer es un ritual muy común y de uso prolongado en este hospital británico donde los más jóvenes encontró una segunda oportunidad en la vida. Hoy celébrelo como debe, tocando la campana de la esperanza para todos.

“El cáncer es una enfermedad complicada y difícil, no solo para la persona afectada, sino también para todo el entorno familiar inmediato. Especialmente cuando se trata de niños. Por eso su recuperación es una noticia que se celebra de forma colectiva. Todos estamos felices de que James y todos los demás se estén recuperando ”, dijo la enfermera jefe.

Qué emoción para James y su padre escuchar ese sonido de vida

El momento quedó grabado para la posteridad en un video compartido en las redes sociales, donde se ve al pequeño con su feliz padre, finalmente tocando la campana soñada.

“El proceso finalmente terminó y mi amado hijo logró sobrevivir. Gracias a todos ”, dijo el padre de James con entusiasmo.

Al principio, los médicos que intentaron hacer el diagnóstico, cuando el niño tenía solo 12 meses, estaban intrigados por su respiración ruidosa, un síntoma poco común en estos casos, pero, Tras descubrir la enfermedad, sus padres Hannah y John Locker, lucharon con el bebé hasta que llegaron a este final feliz..

Una historia que nos muestra un rayo de luz en la lucha contra este flagelo que diariamente se cobra millones de vidas en todo el mundo. Entonces, puedes, siempre puedes. Porque siempre y ante cada obstáculo, por difícil que sea, todavía queremos vivir.

Comparta esta hermosa historia con final feliz con sus seres queridos, y para los que están luchando contra el cáncer, reiteramos con esta historia que se supera, que cada día hay más sobrevivientes.

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: