3 humildes hombres participan en una competición de 468 km sin calzado deportivo

Los tarahumaras se hacen llamar rarámuri, que significa “pasillos para caminar”, una voz indígena que proviene de las raíces extraño (pie) y murió (correr). Para ellos, esto es sinónimo de lo que significa ser una persona o un ser humano.

Delgados, con no más de 1,70 centímetros de altura, piel gruesa y oscura, con brazos y piernas largos, en general, con cuerpo atlético, los personajes de esta historia No son deportistas entrenados, sino un trío de indígenas de una ciudad natal de las Barrancas del Cobre, México, tres rarámuris, tres corredores a pie.

Debido a las medidas de contención promulgadas a nivel mundial, la carrera del patio trasero de Big Dog, que tiene lugar el 20 de octubre y forma parte del Festival Internacional de Turismo Aventura destacó la participación de tres atletas rarámuri de Guachochi y Urique, Chihuahua, México.

Se hizo virtualmente, y en el caso de México, la Barranca del Cobre sirvió como escenario y sendero para los pasillos, respetando todas las normas sanitarias para proteger el atletas de más de 21 países.

Después de correr 428 kilómetros en 64 horas continuas, los rarámuri Pedro Parra, Juan Contreras y Miguel Lara obtuvieron el octavo lugar como equipo. A nivel individual, Pedro Parra está en el quinto lugar, mientras que Lara está en el sexto. Es importante observar que ninguno de los tres usaba zapatillas.

Este último ganó el Ultramaratón Caballo Blanco en marzo, por delante de otros corredores rarámuri y otros lugares de México y otros países. Por lo tanto, Pedro Parra obtuvo el primer lugar dentro de la selección nacional y el quinto a nivel general.

Los corredores tarahumaras dominaron la Ultramaratón de los Cañones, carrera que comienza en la ciudad de Guachochi para ingresar y descender a la Barranca de la Sinforosa, conocida como la ‘Reina del Barranco’ con una profundidad de 1.830 metros.”, Comentó un participante al momento de la entrevista.

Por su parte, el ganador y campeón virtual fue el belga Karel Sabee, que obtuvo el primer lugar en todas las categorías tras completar la impresionante y titánica distancia de 502 kilómetros en 75 horas continuas.

“Mis saludos para Sabee. Lo que hacemos es real y relativamente simple, pero créeme que no es fácil. Lo hacemos porque nos gusta ”, agregó el mismo corredor al medio.

En los Juegos Olímpicos de Amsterdam, Holanda, en 1928, dos rarámuris representaron a México volviéndose famoso, ya que al final de tan solo 42 kilómetros declararon: “¡muy cortos! quejándose, por lo que no es la primera vez que estos poderosos corredores tienen exposición en los medios internacionales.

El secreto de los rarámuri es la resistencia, no la velocidadPero, ¿quiénes son estos hombres oscuros y sigilosos que viven en Las Barrancas del Cobre? Son, de hecho, hombres sencillos que cultivan maíz y frijoles para su propio consumo.

Pero, también suelen tener rebaños de cabras y cabras que pastan entre las montañas y que a veces los hacen correr varios kilómetros al día entre senderos mal trazados en la montaña, al borde de abruptos acantilados que continuamente ponen en riesgo su vida.

Esta historia honra a esta ciudad sigilosa, que ha evitado el contacto con los chabochi, que es como llaman a los que no pertenecen a la comunidad y que significa “los que causan problemas”. Al contrario, ser un rarámuri significa ser de los que huyen de los problemas.

Vale la pena compartir el esfuerzo de estos humildes deportistas que son parte importante de la historia y cultura de su país. No te vayas sin hacer esto.

Related Posts

About The Author

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: